lunes, 10 de diciembre de 2018

TOC - 3er Domingo de Adviento - Comunicando Gozo - Lc 3, 10-18

Dondequiera que haya maldad, Allí Dios sacará almas valientes y firmes que se levanten para combatirla. Este Domingo se llama "Domingo de Gaudete"(que significa regocijarse) y su principal mensaje es de consuelo y alegría.
Se nos exhorta a no preocuparnos, porque el Señor está cerca,
a dejar la incertidumbre que surge
cuando echamos un vistazo crítico al tipo de vida que llevamos.

Las lecturas de hoy dicen que si lo pedimos con fe tendremos la paz de Dios en nuestros corazones. San Pablo dice: “No se inquieten por nada; más bien presenten en toda ocasión sus peticiones a Dios en la oración y la súplica, llenos de gratitud". No debemos esperar hasta que Dios haya concedido nuestras peticiones antes de decir gracias. Incluso mientras pedimos, ya deberíamos estar agradecidos.

Una de las cosas por las que agradecer a Dios al final de este año es todo el bien hecho a tantas personas buenas en nuestro tiempo.

En tiempos de Jesús, la gente iba desde Jerusalén hasta cerca de Jericó, en el profundo valle del Jordán, al borde del desierto, a lo largo de quince millas, para ver a San Juan Bautista, la figura carismática que vive como un asceta en el desierto, alrededor del mar muerto.

Luego de escucharlo, muchos pidieron el Bautizo que anunciaba.  Frente a sus preguntas de "¿Qué debemos hacer?"; Juanles daba respuestas claros y prácticas sobre correcto comportamiento humano. San Agustín decía: "Ama y haz lo que quieras", eso significa que si las personas tienen un compromiso interno total con Dios, nunca podrán hacer el mal, sabrán instintivamente lo que es correcto a partir de los impulsos de la Espíritu dentro de ellos.

Juan el Bautista quiso cambiar el corazón de sus oyentes, les pedía que no se aferren, que no den a  los demás un simple retorno por los servicios prestados, sino más bien que ayuden a los necesitados. "Si alguien tiene dos capas, debe compartir con el hombre que no tiene ninguna." Los Padres del Desierto decían: "Da tu sangre", "y poseerás el Espíritu". La sociedad Judía a la que Juan y Jesús se dirigían se derrumbaría, en los Fariseos, debido a su falta de profundidad espiritual, su preocupación por los aspectos externos, y en los Zelote por su búsqueda de un nacionalismo de mente estrecha, que por su celo y su odio a los Romanos recurrieron a la violencia y el asesinato.

Si el egoísmo desenfrenado se convierte en nuestra forma de vida amenaza y pone en peligro la paz en nuestras sociedades. Juan el Bautista quería formar una comunidad sólida y solidaria, que comparta y que cuide de cada uno. “Quien tenga dos abrigos debe compartir con cualquiera que no tenga ninguno; y quien tenga comida debe hacer lo mismo ”.

En lugar de compartir sus vidas y sus bienes con ellos, muchos ven a sus vecinos a competidores que superar en estatus, estilo de vida, viajes, gastos visibles y calidad de vivienda. Esa búsqueda puede dar satisfacción superficial pero no una alegría profunda y duradera. El materialismo nos hace olvidar fácilmente nuestra identidad y riqueza espiritual. San Francisco de Asís, el Santo feliz pedía: "Señor, haznos instrumentos de tu paz. Porque recibimos de lo que damos”. Nuestro mayor gozo es cuando no estamos pensando en nosotros mismos en absoluto, sino tratando de ayudar a otros en nombre de Dios.

_____________________________________________________________________
Lecturas Bíblicas en Lenguaje Latinoamericano - 3er Domingo de Adviento "C"


Primera lectura: Sof 3, 14-18
Canta, hija de Sión, da gritos de júbilo, Israel,
gózate y regocíjate de todo corazón, Jerusalén.

El Señor ha levantado su sentencia contra ti, ha expulsado a todos tus enemigos.
El Señor será el rey de Israel en medio de ti y ya no temerás ningún mal.

Aquel día dirán a Jerusalén:
"No temas, Sión, que no desfallezcan tus manos.
El Señor, tu Dios, tu poderoso salvador, está en medio de ti.
Él se goza y se complace en ti;
él te ama y se llenará de júbilo por tu causa, como en los días de fiesta".

Salmo Responsorial: Is 12, 2-3. 4bcd. 5-6 (6)
El Señor es mi Dios y salvador, con él estoy seguro y nada temo.
El Señor es mi protección y mi fuerza y ha sido mi salvación.
Sacarán agua con gozo de la fuente de salvación.
R. El Señor es mi Dios y salvador.

Den gracias al Señor, invoquen su nombre,
cuenten a los pueblos sus hazañas, proclamen que su nombre es sublime.
R. El Señor es mi Dios y salvador.

Alaben al Señor por sus proezas, anúncienlas a toda la tierra.
Griten jubilosos, habitantes de Sión,
porque Dios de Israel ha sido grande con ustedes.
R. El Señor es mi Dios y salvador.

Segunda lectura: Flp 4, 4-7
Hermanos míos: Alégrense siempre en el Señor; se lo repito: ¡alégrense! 
Que la benevolencia de ustedes sea conocida por todos. El Señor está cerca. 
No se inquieten por nada; más bien presenten en toda ocasión sus peticiones a Dios en la oración y la súplica, llenos de gratitud. 
Y que la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, custodie sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Aclamación antes del Evangelio: Is 61, 1
R. Aleluya, aleluya.
El Espíritu del Señor está sobre mí. Me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres.
R. Aleluya.

Evangelio: Lc 3, 10-18
En aquel tiempo, la gente le preguntaba a Juan el Bautista:
"¿Qué debemos hacer?" 
Él contestó: "Quien tenga dos túnicas, que dé una al que no tiene ninguna, 
y quien tenga comida, que haga lo mismo".

También acudían a él los publicanos para que los bautizara, y le preguntaban: "Maestro, ¿qué tenemos que hacer nosotros?" 
Él les decía: "No cobren más de lo establecido". 
Unos soldados le preguntaron: 
"Y nosotros, ¿qué tenemos que hacer?" 
Él les dijo:
"No extorsionen a nadie, ni denuncien a nadie falsamente, 
sino conténtense con su salario".

Como el pueblo estaba en expectación y todos pensaban que quizá Juan era el Mesías, 
Juan los sacó de dudas, diciéndoles: 
"Es cierto que yo bautizo con agua, pero ya viene otro más poderoso que yo, a quien no merezco desatarle las correas de sus sandalias. 
Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. 
Él tiene el bieldo en la mano para separar el trigo de la paja; 
guardará el trigo en su granero y quemará la paja en un fuego que no se extingue".

Con éstas y otras muchas exhortaciones anunciaba al pueblo la buena nueva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario