viernes, 21 de diciembre de 2018

TOC - Nochebuena - Luz que ahuyenta las sombras - Lc 2, 1-14

Comúnmente, asociamos la nieve con la Navidad, y si la nieve envuelve todo en blancura, la calma se asienta sobre la tierra, especialmente de noche. Esa escena de oscuridad y quietud nos ayuda a centrarnos en la primera Navidad. en lo que está llegando y que nos re-conecta con Dios.

Para la gente del Antiguo Testamento, la luz y la oscuridad eran más que fenómenos naturales. Los asociaban a menudo con la virtud y la maldad en la comunidad, y también con el día de la venida del Señor. Ya en tiempos de Jesús, para la comunidad Esenia de Qumran (a dos kilómetros del mar muerto, re-ocupada desde el 4 a. C. y destruida por los romanos en el 68 d. C. que la usaron por corto tiempo como puesto militar), la luz y la oscuridad se vieron como dos reinos opuestos, y la victoria del sol sobre la oscuridad se consideró un símbolo del triunfo de la fe sobre la búsqueda ciega de mal.

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra; y la oscuridad estaba sobre la faz de lo profundo. Y dijo Dios: Sea la luz, y hubo luz"; 
así comienza el Génesis relatando la primera creación, y cuando terminó, Dios vio todo lo que había hecho, y de hecho fue muy bueno.
También a nosotros, la luz nos ayuda a ver la realidad y lo que somos: creación de Dios.

La bondad y justicia originales se rompieron cuando nuestros primeros padres abusaron de la libertad de voluntad que Dios les concedió, de modo que, como dice el profeta Isaías, "las tinieblas volvieron a cubrir la tierra y las densas tinieblas a los pueblos" (Is 60: 2). 

Para disipar esta oscuridad, se necesitaba una nueva creación, y el ideal de bondad y perfección se convirtió en una realidad viva, cuando la luz de Cristo vino al mundo. “Las personas que caminaron en la oscuridad vieron una gran luz; una luz ha brillado para aquellos que vivían en una tierra de sombra profunda". (Is 9: 2).

Porque Dios, que había creado al hombre a su imagen y semejanza, ahora se había identificado con la raza humana, y al asumir el cuerpo de un niño a la imagen del hombre, se había rebajado y se había convertido en uno de nosotros.

Como lo dice el Libro de la Sabiduría, "Cuando todas las cosas estaban en silencio, con la noche en medio de su curso, tu Palabra todopoderosa saltó del cielo, de tu trono real" (Sab. 18: 14). Era como si Dios dijera una vez más: "Hágase la luz". "¡Hágase la paz,que se disipe la oscuridad que azotaba a la raza humana caída, y deje que la luz brille en todos mis hijos!" una nueva era para la gloria de Dios, promoviendo la paz en la tierra entre todas las personas de buena voluntad.
Cuando el ángel de Dios se apareció a unos pastores que cuidaban sus rebaños en la oscuridad, el resplandor del Señor brillaba a su alrededor. "No tengan miedo", dijo el ángel. “Escucha, te traigo noticias de gran alegría... Hoy te ha nacido un Salvador; él es Cristo el Señor." 

Si, como los pastores, también nosotros escuchemos ese mensaje, y unidos a ellos acerquémonos al Cristo recién nacido. Al buscarlo, recordemos que también vamos al encuentro de Santa María y San José en esta noche especial.

San Agustín sostuvo que antes de concebir a Jesús en su vientre, María lo concibió por primera vez en su corazón, por la fe. Como ella, con la misma fe, compartamos a Cristo con el mundo que lo necesita con desesperación. Quizás en cierto sentido, nosotros también podemos hacer que Cristo nazca, en nuestro tiempo y lugar, siendo luz para otros y para nosotros.

__________________________________________________________
Lecturas Bíblicas en Lenguaje Latinoamericano - Nochebuena - Ciclo C
La Natividad del Señor (Navidad) - Misa de medianoche

Primera lectura: Is 9, 1-3. 5-6
El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz;
sobre los que vivían en tierra de sombras, una luz resplandeció.

Engrandeciste a tu pueblo e hiciste grande su alegría. Se gozan en tu presencia como gozan al cosechar, como se alegran al repartirse el botín.

Porque tú quebrantaste su pesado yugo,
la barra que oprimía sus hombros y el cetro de su tirano,
como en el día de Madián.

Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado;
lleva sobre sus hombros el signo del imperio y su nombre será:
"Consejero admirable", "Dios poderoso",
"Padre sempiterno", "Príncipe de la paz"; 

para extender el principado con una paz sin límites sobre el trono de David y sobre su reino; 
para establecerlo y consolidarlo con la justicia y el derecho, desde ahora y para siempre. El celo del Señor lo realizará.

Salmo Responsorial: Sal 95, 1-2a. 2b-3. 11-12. 13 (Lc 2, 11)

Cantemos al Señor un canto nuevo, 
que le cante al Señor toda la tierra;
cantemos al Señor y bendigámoslo.
R. Hoy nos ha nacido el Salvador.

Proclamemos su amor día tras día, 
su grandeza anunciemos a los pueblos; 
de nación, sus maravillas.
R. Hoy nos ha nacido el Salvador.

Alégrense los cielos y la tierra, retumbe el mar y el mundo submarino.
Salten de gozo el campo y cuanto encierra, manifiesten los bosques regocijo.
R. Hoy nos ha nacido el Salvador.

Regocíjese todo ante el Señor, porque ya viene a gobernar el orbe.
Justicia y rectitud serán las normas con las que rija a todas las naciones.
R. Hoy nos ha nacido el Salvador.

Segunda Lectura: Tt 2, 11-14
Querido hermano: La gracia de Dios se ha manifestado para salvar a todos los hombres y nos ha enseñado a renunciar a la irreligiosidad y a los deseos mundanos, para que vivamos, ya desde ahora, de una manera sobria, justa y fiel a Dios, en espera de la gloriosa venida del gran Dios y Salvador, Cristo Jesús, nuestra esperanza. Él se entregó por nosotros para redimirnos de todo pecado y purificarnos, a fin de convertirnos en pueblo suyo, fervorosamente entregado a practicar el bien.

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Les anuncio una gran alegría: Hoy nos ha nacido el Salvador, que es Cristo, el Señor.
R. Aleluya.

Evangelio: Lc 2, 1-14
Por aquellos días, se promulgó un edicto de César Augusto, que ordenaba un censo de todo el imperio. Este primer censo se hizo cuando Quirino era gobernador de Siria. Todos iban a empadronarse, cada uno en su propia ciudad; así es que también José, perteneciente a la casa y familia de David, se dirigió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, llamada Belén, para empadronarse, juntamente con María, su esposa, que estaba encinta.

Mientras estaban ahí, le llegó a María el tiempo de dar a luz y tuvo a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no hubo lugar para ellos en la posada.

En aquella región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, vigilando por turno sus rebaños. Un ángel del Señor se les apareció y la gloria de Dios los envolvió con su luz y se llenaron de temor. El ángel les dijo: "No teman. Les traigo una buena noticia, que causará gran alegría a todo el pueblo: hoy les ha nacido, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Esto les servirá de señal: encontrarán al niño envuelto en pañales y recostado en un pesebre".

De pronto se le unió al ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: "¡Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario